Kit de Sello para Comidas

Mandas comida a diario? Apoya a Yad Ve Yad y cumple con la Halaja Jotam Vetoj Jotam comprando el kit para sellar comidas correctamente.

Para mas informacion:

Sandy Mizrab, Esther Antebi, Karen Ashkenazi, Natalie Dayan

Foto^ Kit de Sello para Comidas

HALAJA JOTAM VETOJ JOTAM

Para permitir mandar con un goy un producto que su prohibición es de la Tora, debe tener dos sellos o sea dos señales que no se pueden violar sin que se perciba. Esto se llama Jotam betoj jotam, que significa un sello dentro de otro. O sea, se envuelve el paquete con un sello, y encima se le envuelve con otro empaque y otro sello.

Un ejemplo es el vino que se coloca el corcho — el primer sello — y el plástico arriba — el segundo sello. De esta manera se puede percibir que el vino no ha sido violado.

El motivo de esta prohibición es que es probable que el goy, por su propio interés, tome nuestro artículo kasher y lo cambie por otro no kasher, ya sea por la intención de comerlo por hambre o porque simplemente se ve mejor que el no kasher.

Otra de las señales que se permite, es la forma del corte diferente de la carne, o algo que solamente lo hacen los yehudim, como puede ser colocando letras en hebreo en su etiqueta de empaque. O usamos los dos sellos como ya se mencionó, o por ejemplo, se pega una etiqueta de los dos lados y se firma esa etiqueta con letras en hebreo, de tal modo que si se abre y se vuelve a pegar se dificulta ponerlo como estaba antes.

Cuando la prohibición del alimento es de Rabanan como, por ejemplo, leche jalav Israel, quesos o pan pat israel, se debe enviar solo con un sello. Este sello, también, debe colocarse en una etiqueta de tal manera que si se saca se puede notar si fue abierto o violado.

Si el producto llega y la etiqueta fue violada, no se puede comer, a menos que se distinga que la etiqueta esta simplemente movida y que el producto no fue abierto. De esta manera si se puede comer. También se puede reconocer que lo que recibe es lo que le habían mandado.

En nuestra casa también debe aplicarse el cuidado de esta Halaja. Aunque uno tenga una empleada doméstica que le ayude en casa, uno debe estar siempre pendiente de su comida y no dejar la cocina sola por tiempo prolongado, de esta manera se evita que el goy quiera reemplazar lo nuestro por otra cosa. Por eso las carnes y la comida kasher vienen siempre empacadas con doble sello para evitar este tipo de situaciones.

Cuentan que una vez, viajaban en un avion un goy y un yehudi. Al yehudi le sirvieron su comida kasher, quien la recibió, la abrió, le quito todos sus sellos, y en ese momento le dieron ganas de ir al baño. Cuando regreso del baño, tuvo dudas si el goy que estaba a su lado le había cambiado la comida. Así que decidió mejor no comer. Pasaron unos minutos y el goy le pregunto porque no había comido. Entonces el yehudi le conto la halaja que tenemos sobre no dejar ninguna comida abierta al lado de un no judío, para evitar que la comida se mezcle o se cambie con algo no kasher. Entonces el goy le confesó que había algo en la comida de yehudi que le llamo la atención y efectivamente había cambiado ese pedazo por otro de su plato.